Ser emprendedor, un camino difícil pero gratificante thumbnail
18 Ene 2022 | Destacado

Ser emprendedor, un camino difícil pero gratificante

Muchas son las interrogantes que nos asaltan al momento de planear nuestro emprendimiento; aquí respondemos algunas.

Todos hemos soñado en algún momento con ser nuestros propios jefes, tomar decisiones importantes y lo que es más gratificante, poder disponer de nuestro tiempo libre.

Muchas veces en el camino, aún cuando tenemos la determinación, surgen demasiadas interrogantes y miedos que terminan echando por tierra nuestro espíritu emprendedor. Es por esto, que este artículo está hecho con la intención de aclarar y apoyar tu viaje por este nuevo desafío que comienzas, entregándote algunas herramientas y conocimiento que pueden ser útiles para que logres llevar a cabo tus proyectos.

Debes saber que esta es una mirada general de los principales aspectos que a mi juicio debieras considerar al momento de comenzar tu empresa y no representa una asesoría jurídica particular, pues para eso se debe estudiar caso a caso la situación de cada cliente.

Aquí, enumeraré algunas de las dudas más comunes que me ha tocado contestar:

  1. Una pregunta bastante recurrente es ¿debo constituir una sociedad para comenzar con mi negocio? y la respuesta es no, pues existe la posibilidad de iniciar actividades como persona natural ante el Servicio de Impuestos Internos. Sin embargo, es importante que al momento de tomar esta decisión sepas que la principal desventaja que existe de no constituir una empresa para iniciar tu negocio es que tanto “tu negocio” como tu persona se consideran lo mismo frente a acreedores, clientes, etc. Es decir, que de presentarse cualquier dificultad se verán afectados tus bienes personales, lo que no pasa en el caso de que hagas una sociedad, pues esta sociedad constituye una persona completamente distinta a ti, con su propio patrimonio. Para hacértelo más fácil te doy un ejemplo:
  • 1er caso: Eduardo tienen un auto a su nombre y decidió empezar un negocio de venta de manzanas para lo cual inició actividades ante el Servicio de Impuestos Internos con su propio RUT. Meses después le fue mal en el negocio y sus acreedores lo demandaron, embargando y rematando el auto que Eduardo tenía a su nombre para pagarse.
  • 2do caso: Eduardo tiene un auto a su nombre y decidió empezar un negocio de manzanas para lo cual constituyó una sociedad EIRL que obtuvo su propio RUT. Meses después le fue mal en el negocio y sus acreedores lo demandaron, tratando de embargar su auto, pero no pudieron ya que este no se encontraba a nombre de la empresa, sino que de Eduardo.

Como puedes observar el hecho de constituir una sociedad te ayuda a minimizar riesgos si es que algo sale mal, para muchos también da una imagen de seriedad, además de poder llevar una contabilidad más ordenada y hacer uso de beneficios tributarios que existen para las pymes.

  1. ¿Cuánto necesito de capital? Debes saber que la ley no determina un monto necesario para iniciar tu sociedad y en la realidad es muy difícil que alguien vaya a comprobar de que ese dinero realmente existe. Sin embargo, es recomendable que sea una suma acorde con el negocio que quieres realizar, ya que esto te dará presencia frente a las instituciones y demostrará la seriedad con que te tomas tu nuevo negocio. En este mismo sentido, es bueno destacar que no exageres el capital, ya que, si lo tienes y lo has entregado a la sociedad, en caso de que vaya mal el negocio, todo ese dinero se irá en pagar las deudas, pues la sociedad responde con todo su patrimonio. Por otro lado, si exageraste el capital y no tienes esa suma de dinero, podrías verte envuelto en problemas tributarios (ya que no tendrías como comprobar el origen de esos dineros ficticios) además de que aumentarías considerablemente el dinero que debes pagar por la patente municipal debido a que se calcula con base en el capital.
  1. ¿Qué tipo de sociedad me conviene constituir? Aquí la verdad pueden existir varias respuestas dependiendo de cuáles son tus intenciones y objetivos a mediano y largo plazo. Si quieres iniciar un negocio solo en el que tú seas el principal operador y no tienes planes de en el futuro tener socios, pues te recomendaría una EIRL; si quieres empezar una sociedad solo, pero buscar en el futuro atraer inversionistas y necesitas poder inyectar capital de manera medianamente sencilla, te aconsejaría una SpA; Si quieres empezar con unos socios con los cuales su idea es mantener la relación por un largo período de tiempo y que han elegido emprender juntos por la confianza que los une yo les recomendaría una sociedad de responsabilidad limitada.

Sin embargo, como no hay una única respuesta para esta pregunta, siempre será importante saber las necesidades particulares del cliente para poder decidir. Esto no obsta a que siempre cabrá la posibilidad de hacer una transformación de la sociedad en el futuro.

  1. ¿Puede haber más de un representante legal y qué poderes le debo entregar? Por regla general cuando uno recién está empezando o es uno mismo el representante legal o es uno de los socios, sin embargo, no existe ningún inconveniente para que también lo pueda ser una tercera persona que no es socio en la empresa.

Tampoco existe ninguna restricción de que hayan varios representantes legales, no obstante, aquí habría que distinguir ciertas situaciones:

A. Hay varios representantes legales y deben actuar de consuno: Ejemplo, 3 personas son representantes de la sociedad, por tanto, cualquier trámite de la sociedad para que tenga validez necesita la firma de los 3 y en caso de faltar la firma de uno de los representantes, el trámite no podrá ser autorizado. B. Hay varios representantes legales y pueden actuar de manera independiente e indistintamente: Ejemplo, 3 personas son representantes legales, pero pueden actuar separadamente, por tanto, se necesita la firma de solo uno de ellos para que el trámite sea autorizado. C. Hay varios representantes legales y para algunos trámites pueden actuar independiente e indistintamente y para otros trámites de consuno: Como se darán cuenta, esta opción es una mezcla de las dos primeras y sirve para asegurarse de que las decisiones importantes necesitan de la autorización de más de un representante. Así las cosas, en los trámites del día a día se puede establecer que cada representante pueda actuar de manera separada, pero en la toma de decisiones que representen hechos relevantes para la sociedad como lo sería por ejemplo la solicitud de un crédito o la compra o venta de un bien raíz de la empresa se necesita de la firma de dos o más representantes.

Es importante subrayar que se le suele aconsejar a los socios que el representante legal de la empresa tenga amplias facultades para poder actuar en nombre de la sociedad en las decisiones cotidianas y de funcionamiento del giro del negocio, pues de esta manera se le da facilidad de acción, lo que permite operar sin tanta burocracia ni contratiempos, pero, por otro lado, también debe ser alguien de suma confianza ya que estamos poniendo en sus manos el timón de nuestro negocio.

Espero que este artículo haya podido aclarar alguna de tus dudas y te permita empezar un poco más seguro este maravilloso viaje que es el emprendimiento. ¡¡Mucho éxito!!

          María José Alvarez Lam
Chatea con nosotros
WhatsApp
X

Completa con tus datos

Te comunicaremos con uno de nuestros asesores
web-cliente
utiliza
KUAD System
, la plataforma más innovadora de América Latina.

Aumentá las ventas de tu negocio conversando con tus clientes, en todo el mundo.
CONÓCENOS
Cerrar
anuncio-mudanza Image